Vistas a la página totales

lunes, 6 de diciembre de 2010

En honor a Oesterheld - Continum Pi en Axxón


Siempre tuve la frustración de no hallar ningún escrito que hiciera honor a la visión filosófica, que en mi opinión, tenía Héctor G. Oesterheld en sus relatos. Muchos recibieron con cierta apatía al Eternauta Segunda parte, incluído yo. Pero a través de los años, sumando experiencias y con ese cambio gradual que tenemos en nuestra forma de ver el mundo desde la inocencia a un atisbo de luz, se me ocurrió escribir una historia tomando a dos personajes de la famosa historieta. Entre otros asuntos tenía ganas de hacer algo con el número Pi, algo en la onda la ecuación de dios. Así que me puse con el cuaderno y surgió Continum Pi. Al terminarlo, no podía imaginar a quién presentarle este relato. Mis editores habituales son ALfa Eridiani, Aurora Bitzine y Portal Cifi y varios nombres más. Pero quiero confesar un secreto personal, siempre tuve la sensación de no tener nada escrito acorde al perfil editorial de Axxón. cada vez que leía los relatos de esta revista, hallaba que me gustaban mucho, pero la forma de escribir y los temas que trataban no tenían nada en común con mi forma de hacer las cosas y menos todavía con mis historias (Sálvat, el Nómada o EdlD). Entonces tomé aire y esribí a Edu Carletti que me contactó con Silvia Angiola.
Lo meses pasaron...
Eso es lo más normal, muchas veces he preguntado a mi editor de cabecera, José Joaquín Ramos, si está aprobado algún relato. Es tanta la afluencia de escritos que la selección se hace ardua en las editoriales electrónicas importantes. Al fin, me animé y escribí preguntando a Silvia. ¡Oh, sorpresa! ¡Me habían aceptado el cuento! Y mejor aún me permitían ilustrarlo. Aquí pueden ver la imagen que acompaña al relato.

2 comentarios:

Guille Romano dijo...

Capo! se extrañaban tus trabajos en la WEb. Muy bueno amigo

M.C. dijo...

Gracias Guille, aquí estamos, insitiendo. Espero ver algo tuyo pronto. muy buena la portada de el Duende, hiciste al falco parcecido a vivian Campell, yo le di un look de español, je. je.